¿Os habéis preguntado alguna vez cómo se lo hacen ciertas páginas para soportar miles de visitas y que el sistema de comercio electrónico sea capaz de responder a todas ellas? ¿Habéis observado que si en vuestro PC tenéis varias aplicaciones en marcha todo empieza a ir más lento? Pues, ¿Cómo es posible que las páginas soporten la carga de miles de personas navegando, y en muchas ocasiones, todas al mismo tiempo?  

La respuesta es simple y compleja a la vez, y bastante técnica, aunque intentaré explicarlo sin tecnicismos, a ver si lo consigo…

Podríamos hacer un símil entre un sistema eCommerce de alto rendimiento con una empresa que se dedicara a la fabricación en serie de cualquier tipo de piezas, donde simplificando, nos encontraríamos lo siguiente:

1.     El control de acceso a la fábrica.

2.     El departamento de venta de piezas.

3.     El departamentos de producción.

a.     Departamento de diseño y creación de moldes para las piezas

b.     Departamento de fabricación

c.     Almacén de piezas

 

El control de acceso a la fábrica  correspondería a la capa de seguridad del sistema donde se bloquea o se da acceso a una petición que se envía desde un navegador de internet. La capa de seguridad certifica que no accederán al sistema peticiones malintencionadas, o no aceptadas bajo diferentes criterios y, al mismo tiempo, incrementa el rendimiento del sistema.

 

En segundo lugar, dicha petición, una vez el control de acceso le da paso, llegaría al departamento de ventas, encargado de comprobar si la respuesta (pieza) existe y está disponible, de modo que en caso afirmativo la entregaría inmediatamente al cliente. Si por el contrario la respuesta (pieza) no estuviera en almacén, el sistema daría una orden de fabricación al jefe de diseño, y posteriormente una orden de fabricación al jefe de producción con el molde previamente diseñado. De modo que pasado un tiempo ya se dispondría de la respuesta (pieza) para entregarla al cliente. Veréis que una respuesta (pieza) que ya exista, y esté disponible, no supone trabajo alguno, y se puede entregar inmediamente. En caso contrario una nueva respuesta (pieza) conlleva mucho más trabajo y tiempo dedicado. 

Pues bien, este símil define a grandes rasgos el modo de funcionar de los sistemas de alto rendimiento.  Pero aún podemos entrar algo más en detalle para acabar de entender diferencias que se podrían producir y mejoras a aplicar sobre esta base para conseguir que el número de respuestas (piezas) que se puedan entregar sea mayor, y no se sufra un colapso del sistema por muchas que sean las peticiones que se reciban. 

 

El corazón del sistema se encuentra en el departamento de fabricación, y sobre todo en su/s jefe/s y en su coordinación. ¿Qué pasaría si en lugar de un jefe, pusiéramos 2 jefes que fueran perfectamente coordinados?, pues que podrían repartir más trabajo de fabricación y diseño en un mismo espacio de tiempo. ¿Pero y si además pusiéramos más operarios? pues se tendría más capacidad de producción, ¿verdad?

 

Con esto podemos ver que del mismo modo que una fábrica consigue mejores resultados, en función de cómo optimice su organización y procedimientos de trabajo, un sistema informático y complejo como éste sigue los mismos principios. Los efectos que se producen a nivel de rendimiento vienen dados por los mismos factores. Si bien es cierto que los parámetros a ajustar en un sistema de este tipo son muchos más que en el supuesto de una fábrica.

Para acabar, no hemos entrado en temas de logística, un factor igualmente importante, dado que si no disponemos de una capacidad de transporte adecuada para trasladar la información (piezas) de un lugar a otro, por mucha capacidad de producción que tengamos no mejoraremos nuestros resultados. Lo que en una fábrica sería la logística, en un sistema de este tipo, salvando algunas diferencias, vendría a ser el llamado ancho de banda de internet, y en lugar de cuantificarse por número de carriles de la autopista, lo haríamos por Kilobits o Megabits.