En el restaurante Nakashita se respiran aires del Brasil, toques mediterráneos e indiscutiblemente, aromas de la cocina Japonesa. El diseñador mallorquín Ignasi Forteza y el sushiman brasileño Marcio Araujo se unieron en el 2010 con la intención de renovarse o morir. Así surgió Nakashita, un restaurante de Barcelona que también dispone de carta virtual.

Tenéis un restaurante muy japonés, pero en vuestra carta hay pinceladas de otras cocinas. ¿Por qué? Y sobre todo ahora, que la cocina japonesa está tan de moda.

No hemos querido ser un japonés tradicional porque, siempre pensé que para ello el propietario y el chef tenían que ser personas originarias de Japón y decidimos hacer algo diferente, fusionando lo japonés con la cocina brasileña y la mediterránea. La verdad es que la gente está muy contenta con el resultado y para nosotros es un hecho diferenciador.

¿Por qué decidís crear un restaurante con servicio de menú online a domicilio?

Cuando empezamos con el restaurante, nos dimos cuenta que teníamos muchos pedidos por teléfono y pensamos que una web nos ayudaría a dar respuesta.  Además creemos que es una forma de llegar a más gente.

 

«Con el restaurante online podemos dar un servicio más amplio,

es como tener una mesa virtual»

 

En el restaurante físico tenéis capacidad para unos 15 comensales, tengo entendido.

Si, en la sala tenemos espacio para 15 personas y con el restaurante online podemos dar un servicio más amplio, es como tener una mesa virtual, eso sí, no queremos que nos sobrepase, porque siempre queremos dar un buen servicio y calidad. Ahora el volumen del restaurante físico nos va muy bien y el online es un servicio que nos ayuda, pero si crecemos más, abriremos otro local.

Copropietarios del restaurante japonés Nakashita de Barcelona

 Ignasi Forteza y Marcio Araujo propietarios de Nakashita

Cuando decidisteis dar el paso hacia el ecommerce, ¿Qué era para vosotros fundamental?

Lo que teníamos claro es que queríamos enseñar en la web el producto tal y como lo hacemos. Trasladar el producto que tenemos en el restaurante al hogar del cliente, pero conservando las mismas cualidades y calidad. Por éste motivo, en la carta online no ofrecemos platos calientes, simplemente porque no podemos garantizar que lleguen al hogar del comensal, con la temperatura deseada.

 ¿Qué consejos darías a alguien que quisiera apostar por abrir un restaurante digital o bien una tienda online del sector de la alimentación?

Desde mi propia experiencia, yo aconsejaría que se dejara llevar por el sentido común e intentar hacer las cosas como te gustaría que las hiciesen para ti. Yo no quería que un producto online fuera diferente a los que servimos en el restaurante de Barcelona, porque aunque sean dos líneas de negocio diferentes, corresponden a una misma marca.

Y centrándonos en el restaurante, aconsejaría que intentasen trabajar siempre rigiéndose por la calidad, aunque eso signifique reducir ingresos a corto plazo.

«El hecho de poder consultar la carta y hacer un pedido

a través de la web, les ha facilitado la vida»

 

 ¿Crees que el restaurante online y el servicio a domicilio os ha ayudado a fidelizar a vuestros clientes?

Sí,  muchos de los clientes han llegado a la web después de venir al restaurante y otros por el boca a boca y el hecho de poder consultar la carta y hacer un pedido a través de la web, les ha facilitado la vida. Lo sabemos porque al principio cuando empezamos con la carta online, hacíamos una pequeña encuesta de satisfacción a los clientes. Nos gusta saber su opinión y las respuestas fueron favorables.

He visto que estáis presentes en las redes sociales. ¿Cómo casan en un restaurante online?

Te da unas herramientas que desde el restaurante físico no puedes hacer, todavía las estamos explorando, hemos hecho promociones, pero estamos seguros que son un elemento muy positivo.

 Y para acabar, ¿alguna anécdota con el restaurante online?

Un día estaba en París y me olvidé de activar el restaurante online, no obstante, gracias a las nuevas tecnologías, pude abrir el sistema desde el móvil, a miles de kilómetros de distancia. Ese día, tuvimos 10 pedidos.