Uno de los procesos más importantes a la hora de planificar nuestra tienda on-line es la elección de los sistemas de pago. Una buena elección puede hacer crecer nuestras conversiones de venta, en cambio la falta de alternativas podría suponer el abandono de la compra por parte de nuestros usuarios. Así pues ¿cuál es el criterio a seguir?

El sentido común nos dictamina que mientras más posibilidades de pago ofrezcamos a nuestros clientes, mayor probabilidad habrá de que finalicen sus compras con éxito. Pero no siempre es válido aplicar este criterio, ya que hay otros factores que pueden influir en nuestra decisión final, como por ejemplo: el tipo de producto que vendemos, el valor de las operaciones que se van a realizar, el perfil de nuestro cliente, las comisiones ocasionadas, la seguridad de cada sistema, etc…

Es esencial conocer las posibilidades que tenemos y, a su vez, los pros y contras de cada uno de los diferentes métodos de pago que podemos implementar en nuestra tienda virtual. Haciendo una división muy simple, los podemos clasificar en dos grupos: pago off-line y pago on-line.

 

que sistemas de pago escoger para mi tienda online

Fuente de  la imagen http://www.sxc.hu/

 

Sistemas de pago off-line

Los sistemas de pago off-line son los sistemas de pago “tradicionales” a través de los cuales el cliente puede pagar a posteriori sus compras sin introducir sus datos bancarios en Internet. Proporcionan la ventaja de dar una alternativa a los clientes más reticentes a usar los datos de su tarjeta en Internet, pero por el contrario obligan a una mayor gestión y seguimiento por parte del administrador de la tienda para verificar los pagos.  Los sistemas de pago off-line más usuales son:

  • Transferencia bancaria: La transferencia bancaria es un sistema de pago seguro tanto para el cliente como para el vendedor. Se indica al cliente las instrucciones para hacer el pago y se verifica cuando se recibe. El mayor inconveniente que tiene este sistema es que pasa un cierto tiempo entre que el cliente realiza la transferencia y la tienda recibe la confirmación de la misma, con lo cual se retrasa también el envío de la mercancía.
  • Pago contra reembolso: Con el pago contra reembolso el cliente paga el producto cuando lo recibe. El propio transportista se encarga de gestionar el cobro. Normalmente conlleva un recargo al cliente, por esta gestión adicional. Puede, en ocasiones, presentar problemas para el vendedor ya que el cliente puede rechazar el paquete al recibirlo, lo que supone una pérdida para el administrador de la tienda.

 

Sistemas de pago on-line

Los sistemas de pago on-line son, sin duda, los métodos más fáciles y cómodos tanto para los clientes como para los vendedores. Una de las ventajas que ofrecen es el hecho de ser un pago instantáneo, con lo cual no debemos hacer seguimientos adicionales. Esto hace que en el momento de recibir la compra ya tenemos la conformidad del pago y podemos empezar a tramitarla. También es importante remarcar que son las propias pasarelas de pago las encargadas de la seguridad en la transacción, lo cual genera confianza a los usuarios al ser el banco quien proporciona esta característica. En cuanto a los inconvenientes, podríamos remarcar el hecho que provoca reticencias en algún perfil de usuario más desconfiado, puesto que implica usar sus datos en Internet.  A veces, el hecho de que en ocasiones sus niveles de seguridad son altos hacen que los usuarios desistan de su compra o encuentren ciertos problemas para finalizarlas. Por último, remarcar que estos sistemas de pago conllevan comisiones por parte del prestador del servicio. Los sistemas de pago on-line más usuales son:

  • TPV Virtual (Pasarela de pago del banco): Con el TPV Virtual al realizar el pago, el cliente entra directamente en la página de la pasarela de pagos. Los datos se intercambian directamente entre el cliente y el banco y no pasan por la tienda online. Ejemplos de estas pasarelas son los sistemas 4B, Sermepa, RedSys, CECA,….
  • PayPal: Es la pasarela de pagos seguros del grupo eBay. Ofrece mucha confianza a los usuarios ya que en ningún momento se transmite información bancaria en la transacción. La gran ventaja que tiene es que es un sistema de pago muy extendido a nivel mundial. Por el contrario sus comisiones suelen ser más altas que las de un TPV Virtual.

 

Sea cual sea nuestra elección, lo más importante es conseguir la mayor comodidad para el usuario y al mismo garantizar la seguridad en todas las operaciones. Es esencial una buena experiencia de compra de nuestros clientes para hacer crecer nuestras conversiones y sobretodo, para que el cliente confíe en nosotros y nos recomiende.