La venta por Internet se posiciona como un nuevo canal para la venta de artículos de lujo, sobre todo en moda, cosmética y belleza, ofreciendo a los fabricantes de estos sectores, una gran oportunidad para vender sus productos a través de plataformas de eCommerce, y así ampliar sus potenciales clientes.

De este modo es como, el 32% del gasto en lujo en todo el mundo lo realizan los clientes chinos (casi un tercio), un 40% del gasto total de lujo de las mujeres chinas está dedicado a bolsos, con un claro auge de productos de cosmética y cuidado personal. Se espera para el año 2020, que la base de consumidores de lujo en China se expanda de 80 a 180 millones de consumidores.

¿Cómo se mueve el sector del lujo en China?

A comienzos del año 2000, el mercado del sector lujo ya había explotado en China impulsado por los gastos de los oficiales y miembros corruptos del partido, contribuyendo con el 25% del gasto total.

A principios del año 2012, el país vive una desaceleración económica debido a varios factores:

  • La toma del poder de Xi Jinping y la aplicación de duras medidas anticorrupción en el partido.
  • Alta tasa de falsificaciones de calidad.
  • Altos aranceles de importación.

Todo esto conlleva a que solo el 8% de los chinos compre productos de lujo en China y supone también, la creación del mercado Daigou (代购).

El mercado Daigou, es un modelo de negocio en el que una persona que reside o viaja al extranjero compra productos en el exterior y los importa a China directamente, ya que los precios de los artículos de lujo pueden ser más altos en China que en el extranjero.

 ¿Por qué aparece y cómo funciona el mercado Daigou?

El mercado Daigou aparece de la necesidad global de los chinos de comprar productos de lujo. De hecho, esta necesidad se remonta al año 2008, como consecuencia de un escándalo relacionado con una empresa china fabricante de leche en polvo para bebés que provocó que cientos de miles de bebés y niños pequeños enfermaran y algunos incluso murieron por ingerir leche en polvo contaminada con sustancias químicas tóxicas, hecho que provocó que el consumidor Chino comprara la leche en polvo en otros países.

¿Qué pasó con los productos de lujo? Del mismo modo que paso con la leche en polvo, el consumidor confió más en el producto original de marcas extranjeras de lujo, que en el producto local, debido a la alta tasa de falsificaciones de calidad realizadas en el país.

Estos Daigou, que en muchos casos son estudiantes internacionales y por tanto, el idioma no es un problema para ellos, actúan en un área gris legal, dependiendo únicamente de transacciones privadas. Cabe destacar que los Daigou utilizan plataformas de medios sociales como Weibo y Wechat para vender artículos de lujo, obteniendo comisiones netas por cada compra y reduciendo los gastos de importación y trámites de aduanas.

A todo esto, el gobierno ha empezado a poner medidas para impulsar y aumentar el gasto doméstico en China, haciendo que el dinero se quede en China y estimulando que las marcas generen ingresos en China.

En definitiva, el negocio de compra de lujo se enfrenta a controles más estrictos por parte de los reguladores, generando una incertidumbre en la industria global del lujo.

Una fecha importante en la historia del consumo de artículos de lujo en China fue el pasado 28 de septiembre de 2018, conocida como Represión 928, que tuvo lugar en el Aeropuerto Internacional de Pudong en Shanghái. Todos los pasajeros que volvían de Seúl, uno de los países más comunes en los que los Daigou pueden obtener artículos de marcas globales con descuentos importantes, fueron parados en las aduanas Chinas para inspección de equipaje, muchos de ellos tuvieron que pagar multas importantes y fueron declarados culpables por realizar importaciones ilegales.

¿Qué pasa a día de hoy con las marcas de lujo que venden en China?

Con todos estos cambios de regulaciones y la armonización de los precios en el sector lujo en China, las plataformas de eCommerce están aumentando para llenar este vacío. De hecho, marcas importantes como Hermès, Gucci y Louis Vuitton, están saliendo de marketplaces transfronterizos como TMall, para crear su tienda online propia para la venta de sus artículos en China, sin olvidar otras estrategias como WeChat.

Con todas las papeletas de convertirse en breve en el primer país por número de compras online, China es sin duda un país lleno de oportunidades aunque se requiere de un buen estudio del mercado, definir adecuadamente la estrategia a seguir en China y sobre todo de mucha paciencia.

Si queremos vender online en China, debemos tener en cuenta una serie de aspectos, ya sean culturales, legales o fiscales y también debemos tener clara la operativa del canal eCommerce en este país.

Si estas interesado en vender en el mercado asiático, no dudes a contactar con nosotros.