El fraude en las compras online es uno de los aspectos que más preocupa en el sector del comercio electrónico, tanto por parte de los compradores como de los vendedores, ya que genera desconfianza en unos y grandes problemas en los otros.

 

Gran parte de los vendedores online consideran que el fraude con tarjetas de crédito puede ser un serio riesgo para sus negocios.

 

Una de las principales vías de perpetración de este tipo de fraude es a través de la información de tarjetas de crédito robadas, o clonadas, que son utilizadas para hacer compras online no autorizadas por el legítimo propietario de la tarjeta.

 


Fuente imagen: http://www.hudsonhorizons.com/

 

Nadie es inmune a esta problemática. En nuestra tienda online, tarde o temprano podemos ser víctimas del fraude. Un día recibimos una compra con tarjeta de crédito y, cuando ya hemos enviado la mercancía, nos informan de que hay un problema con la transacción. En una situación como esta, es muy probable que acabemos perdiendo tanto los productos como el dinero.

 

Para evitar o intentar minimizar el impacto de un posible fraude, es necesario que desde la tienda online se disponga de todas las precauciones posibles. Contar con una buena programación para evitar problemas de seguridad, un certificado de seguridad SSL para las transmisiones de datos en la web, una pasarela de pagos segura, y que además se encargue de almacenar la información de las tarjetas de crédito,.. Puede ayudarnos en nuestro afán de conseguir un sistema más seguro. Pero sólo con eso no es suficiente, ya que en muchas ocasiones la picaresca va un paso por delante de la técnica.

 

Realizar un control exhaustivo de las compras que recibimos también nos va a servir de gran ayuda a la hora de prevenir un posible fraude. Suele haber una gran cantidad de señales que nos pueden indicar que una transacción es susceptible de ser fraudulenta. No es cuestión de obsesionarse ya que muchas de ellas pueden no serlo. Pero más vale ser precavido para evitar sorpresas desagradables.

 

Entre otros, nos podemos encontrar con los siguientes indicios que nos pueden hacer sospechar que hemos recibido un pedido fraudulento:

 

  • Un pedido de un importe muy por encima de la media habitual
  • Varias compras seguidas del mismo usuario
  • Varios pedidos desde la misma IP con direcciones de entrega distintas
  • Varios intentos de compra en el tpv antes de un pedido correcto
  • Tener una IP de la transacción que localice el pedido en un país distinto al de entrega
  • Falta de información o datos extraños o inconcluyentes en el contacto

 

¿Qué puedo hacer si sospecho de una posible transacción fraudulenta en mi tienda online?

 

  • Lo primero y principal es NO ENTREGAR LA MERCANCIA en ningún caso hasta estar seguros de la veracidad de la operación. Aunque esto pueda ir en contra de nuestra política de envíos por retrasar la entrega del pedido, como he mencionado anteriormente más vale ser precavido.

 

  • Comprobar con el banco la operación para que nos indiquen si tienen indicios de posible fraude en la operación y trasladarle nuestra sospecha y preocupación.

 

  • Comunicarse con el usuario para verificar el pedido suele ser una buena opción, solicitarle confirmar datos de entrega y otros.. Es importante intentar guardar un registro de todas las comunicaciones que se hagan con el cliente, si son vía telefónica es recomendable enviar un email de validación igualmente.

 

  • Si el comprador no responde o tenemos la certeza de que es un fraude a través de su respuesta notificarlo al banco y a la policía con toda la información posible (datos de usuario, bancarios, dirección ip de la transacción, emails o comunicaciones intercambiadas, etc..)

 

Es muy importante tener todas estas operaciones fraudulentas bien documentadas y sobretodo no hacer uso del dinero proveniente de las mismas ya que en un futuro la justicia puede reclamárnoslo para su devolución al legítimo propietario. En caso de querer aprovechar o hacer caso omiso a repetidas operaciones fraudulentas en nuestra tienda online, simplemente por el beneficio que nos puedan reportar, podríamos estar incurriendo en un delito de encubrimiento o complicidad con la(s) persona(s) responsable(s) del fraude.

 

Se trata de un tema muy serio, y responsabilidad de todos poner de nuestra parte el máximo empeño en intentar erradicarlo ya que puede ser un gran freno para el crecimiento del comercio electrónico y sobre todo para la confianza de los usuarios en las compras online.